miércoles, 15 de mayo de 2013

Cerrando un ciclo...

"Es necesario que la vida tenga sus ciclos. Todo nace y muere"
 Los Amantes del Círculo Polar"


Cierto es. La vida son ciclos y en mi vida uno de ellos está a punto de cerrarse para iniciar otro nuevo. El uno de septiembre de 2005 comenzaba una nueva etapa en mi vida, un ciclo que me regalaría mucho más de lo que nunca pude llegar a pensar. Cuando llegué a Talavera tenía un trabajo nuevo (maestra) que desconocía, una ciudad nueva ante mis ojos y nadie a quien agarrarme durante los primeros días en los que para que voy a negarlo... me sentí algo sola. Mi familia y amigos me arropaban desde la distancia y me engañaría a mí misma si no dijera que alguna vez pensé que quizás me había equivocado... ¿qué hacía yo en un sitio desconocido lleno de caras desconocidas?.

Sin embargo, el tiempo me dio la razón. Empecé a trabajar y a aprender. Disfrutaba cada día de ese aprendizaje y de todo lo que suponía ejercer la profesión de maestra. Al mismo tiempo tuve la suerte de contar con un compañero (luego amigo) que me presentó a su grupo de amigos y así poquito  a poco fui  conociendo más la ciudad que hoy me acoge y a la gente que con tanta alegría y tanto entusiasmo recibí. Cada añito alguien llegaba y alguien se iba pero el grupo nunca dejó de estar. Sentí que congeniaba totalmente con estas personas. Compartía sueños, música, lecturas, películas de domingo, chistes, tontunas varias... solo puedo decir que durante estos años me he sentido como en casa.

Cuando echo la vista atrás encuentro todo lo que estos ocho años me han ido aportando a la mochila. En ella puedo ver buenos y grandes momentos, sonrisas, confianza, amigos de verdad, aprendizaje, sin faltar la otra parte de la mochila, de la cual me he ido deshaciendo poco a poco y espero hacerlo del todo. En esta parte entran las malas experiencias, los engaños, el dolor, la soledad de algunos momentos, el miedo que a veces se agarra a ti fuerte y no quiere marcharse, la inseguridad...
Todo ello son vivencias y de algún modo han hecho que hoy sea la persona que soy, con todo lo bueno y todo lo malo. 

Talavera me ha traído a la persona con la que hoy comparto mi vida (Moisés), que aguanta mis malos momentos, mi mal humor, mis miedos y locuras, la persona que me hace reir siempre, que me acompaña incondicionalmente a pesar de los obstáculos que vengan... la persona que ha querido conocerme y aceptarme tal y como soy, que me quiere cada día más y me lo demuestra cada mañana, tarde y noche.

Talavera me ha traído a la personita que ha revolucionado mi vida, Vera. Ella ha cambiado mi forma de ver las cosas, ha hecho que sienta la necesidad de compartir con otras chicas lo espectacular que es ser mamá. Vera ha conseguido que tenga clarísimo como quiero educarla, como quiero que viva el día a día. Me llena de felicidad cada minuto a su lado, aunque el agotamiento a veces se haga notar. Siempre a mi lado, buscando la "tetita", sonriendo, bailando, haciendo palmas... ¿quién me iba a decir a mí que yo daría a luz en Talavera? y que esto me cambiaría para siempre. 

Ayer, 14 de mayo, me enteré definitivamente de mi nuevo destino, Córdoba.  Vuelvo a mi tierra. Mejor dicho... volvemos. Vuelvo con una familia, con la familia que he formado en este último tiempo. Vuelvo llena de ganas de descubrir. De ver con ojos nuevos mi ciudad, mi familia, los amigos que quedaron a pesar de la distancia y la falta de tiempo. Sin embargo, hay una parte de mí que se siente algo triste por no poder llevarme todo lo que aquí tengo. Llevarme aquellos rincones de Talavera que tan feliz me han hecho, llevarme en la maleta a los verdaderos amigos, a esos que a pesar de no poder vernos a menudo por el ajetreo diario de unos y otros sé que están ahí, que me quieren, que disfrutan de mí y yo de ellos. Penita de no llevarme conmigo a unos grandes compañeros de colegio (compañeros no... ¡son amigos!) que me han regalado tantas y tantas vivencias, abrazos, muestras de cariño... cuanto los voy  a echar de menos. Y como no a mi compañera en estos últimos años, a una grandísima amiga a la que quiero tanto. Juntas hemos vivido la experiencia de convertirnos en mamás, juntas hemos descubierto una amistad increíble, el apoyo, la confianza, vemos como nuestras pequeñas, Vera y Leire, van creciendo, ¡y por fin se hacen caso! ... gracias por confiar en mí, por conocerme y quererme así. Me gustaría llevarme a los peques, Bruno y Emilio... y sus papis que me han enseñado tantas cosas en estos años y han estado conmigo en mis mejores y peores momentos. Sois geniales... :).

Podría seguir escribiendo días y días, porque lo que yo he vivido en estos años aquí no se puede resumir en un post, pero esto es lo que siento en este momento... y así lo quiero compartir
...
Me siento feliz  porque sé que el nuevo ciclo que comienza vendrá lleno de buenos  momentos y de experiencias. Todo lo bueno se viene conmigo...





1 comentario:

 

Template by BloggerCandy.com