miércoles, 31 de octubre de 2012

FELICIDAD COMPARTIDA...

Desde hace tiempo, pienso que ser feliz genera en nosotros una sensación muy positiva, pero compartir nuestra felicidad nos hace crecer mucho más. 
Cada día me siento orgullosa de esta nueva etapa que inicié hace cuatro meses y medio como mamá y de nuevo he revivido el momento del nacimiento de mi hija al vivir muy de cerca el nacimiento de la que considero  una sobrina. Sentí mucha ilusión cuando supe que el parto se estaba iniciando y podría decir que estaba tan nerviosa como en mi propio parto. Una gran amiga iba a ser madre y solo podía desearle lo mejor. Envié toda la energía y fuerza que pude para que todo saliera bien, aunque realmente no hacía falta. Ella es fuerte y confiaba en que iba a ayudar a que su hija naciera en las mejores condiciones, y así fue... como pude ver en la primera imagen que tuve de ellas. Creo que ver a una mamá tan sonriente junto a su pequeña al momento de dar a luz, lo dice todo.

Tan solo han pasado dos días desde su nacimiento y me alegra ver lo contenta que mi amiga está, la felicidad que siente al tener a su lado a su hija y confirmar una vez más que ser madre es la experiencia más increible que se puede vivir. Cada día es especial, mágico y un continuo aprendizaje de estos pequeños que van llegando. Y sí, aún me siento como en una nube de la que aún no he bajado al descubrir la ilusión y la fuerza que te puede aportar un hijo. 

 

Template by BloggerCandy.com