domingo, 5 de septiembre de 2010

La vida de los peces...



Me ha gustado dedicar un ratito a esta película sencilla pero cargada de emociones. Esto me trae a la mente aquella famosa frase de que las oportunidades solo pasan una vez. No sé si realmente pasan una, dos, tres o mil veces... pero definitivamente cada momento es único y no vuelve.
Con la película he cerrado un día de viajes en tren, de esperas en las estaciones... observando a cada una de las personas que te rodean en ese momento; despedidas de los seres queridos; noticias... no siempre agradables; voces cercanas al otro lado del teléfono; palabras de Rodrigo Fresán en sus "Vidas de santos";  la vuelta al día a día...
Me acuesto pensando que la oportunidad de ser feliz la tenemos en nuestras propias manos... o al menos, el modo de crear circunstancias que nos hagan sentir mejor.

 

Template by BloggerCandy.com