sábado, 24 de octubre de 2009

I can fly...

"I can fly
but i want his wings"...

Los días siguen pasando a este lado de la ventana...y yo ... no puedo evitar lanzar una sonrisa cómplice que guarda consigo infinitos puntos suspensivos.

El tiempo sigue quedándoseme corto para hacer todo aquello que me gustaría, pero al mismo tiempo no es algo que me angustie. Me he prometido a mí misma disfrutar de cada minuto. Y es ahora cuando me doy cuenta de que me he pasado demasiado tiempo buscando la calma, momentos  y maneras de desconectar del mundo que me rodea... Buscando una "falsa calma" que solo nos permite cubrir temporalmente aquello que menos nos gusta de la vida que llevamos. Sin embargo... he de reconocer que estaba equivocada. La solución no estaba en encontrar esa" calma"... sino en permitir que mi vida se revolucionase, que todo cambiara de la noche a la mañana.
He vuelto a escuchar esa canción. Y sí... tal y como ocurrió la primera vez, me ha vuelto a emocionar. Escucharla de nuevo me ha recordado que Todos podemos volar... pero es imposible sin la fuerza necesaria... sin ese empujón que nos lanza y nos devuelve pequeños momentos de felicidad. En mi caso, he tomado prestadas unas alas ajenas... que me ayudan... a despegar poco a poco, a sentirme más viva, a escuchar mi propia risa y disfrutar de ello...
Y así todo sigue pasando...

Escuchando "Gabriel" Lamb

...

valiente
 

Template by BloggerCandy.com