sábado, 10 de noviembre de 2007

Roma...

A veces me olvido de Roma
y el frio se cuela por el laberinto de mi cuerpo.
Olvido la Piazza Navona y el agua helada de sus fuentes,
para hacer equilibrismos por bordillos imperfectos.
Olvido el vértigo de la Fontana de trevi,
y siento que las palabras caminan cerca.

A veces se me olvida que estás en Roma
y las tardes no son más largas por más que estiro las agujas.
Una foto tirita colgada de un alfiler
en la terraza de un ático cualquiera.
Me asomo a ver pasar noviembre con su halo mágico,
y me gusta el frio en la nariz, en las manos...

A veces me olvido de Roma
y te siento a mi lado
contando las únicas estrellas que no parpadean.

(os recomiendo escuchar ambas canciones ;) )
 

Template by BloggerCandy.com