viernes, 27 de abril de 2007

Fabricando

"Los sueños hay que fabricarlos
con las cosas que uno tiene en la nevera"

Entre vivir y soñar

miércoles, 25 de abril de 2007

Sección femenina

Hace días que tenía la idea de subir este texto al blog, ya que llegó a mis manos a través de una compañera. Éste se trata de un texto llamado sección femenina dedicada a la mujer (durante el franquismo), que pertenece al libro "Economía doméstica" de 1958, que entonces se consideraba un libro de texto de preparación para el bachiller y maestros.
Sin más... aquí lo dejo, opinen ustedes mismos...
 "Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito.
Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero.
Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.
Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparte por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.

Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador.

Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.
Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estress, y sus necesidades reales.
Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara.
Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres.
Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana.
Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.
Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.
En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad.
Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.
Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello.
Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte."

 ¿Cuál es vuestra opinión?... Fijaos en la fecha... tampoco ha pasado tanto tiempo ¿no creeis?

lunes, 23 de abril de 2007

Día del libro

Instantes

Jorge Luis BorgesIMG_0618red.jpg


"Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo."

Escuchando Yann Tiersen...

martes, 17 de abril de 2007

Atrapándome...

"Duos, Tríos y otras perversiones"
Ariel Rot


miércoles, 11 de abril de 2007

La vuelta

Las emociones nos hacen sentirnos vivos, tan vivos que a veces duele. Algo se mete fuerte dentro de ti y (como ya he repetido una y mil veces) no se va jamás.
Las sensaciones, por suerte, siguen vivas para siempre, a modo de recuerdo, pero incluso cuando la mente empieza a nublarse algo sigue haciendo latir tu corazón. Solo que no siempre nos conformamos con el recuerdo, y hacemos todo lo posible para que “il ritorno” se produzca cuanto antes. Podría decir que contaría tantas cosas… pero mentiría, no quiero hacerlo y no voy a hacerlo, porque no sería justo reducir a unas cuantas palabras tantos momentos. Solo añadir que cuanto más rápido se balancean los momentos por agujas que irremediablemente avanzan sin tregua, más intenso se vuelve TODO.
Como describir días que no acaban nunca, un sol que se tiñe anaranjado para hacer brillar las miradas, o ganas de que cada segundo dure para siempre.
No sería sincera si no dijera que tuve miedo antes de subir al avión… pero una vez más la casualidad, las ganas me llevaron hasta una ciudad que hace ya unos años me enamoró. Una ciudad que dejó una huella imposible de borrar… Intentar descubrir una Florencia nueva, y ver que las cosas no han cambiado tanto, que hay cosas que permanecen y que de un modo u otro me ha gustado encontrarlas…
Cerrar los ojos y decirte a ti misma que NO… que no quieres que se acabe ahí, y prometer una vuelta. Sentir que vuelvo cargada, pero no solo de kilos en la maleta, sino de energía, sentimientos, ideas, motivos… Y aunque reconozco que no fui capaz de aguantar las lágrimas, pude despedirme con una sonrisa, naranja (siempre)

martes, 3 de abril de 2007

Estos días...

 " Ya no sé si esta vez
Todo está dentro de mí
Y ya no puedo escapar
"
Seronda. Nacho Vegas

Los momentos y el tiempo en sí pueden ser breve o hacerse eternos, dependiendo de la emoción con la que se vivan.
Puede que ésta se convierta en una de las Semanas santas más cortas. Los días por el sur se van volando, y eso siempre es signo de bienestar, de calidez... de todo lo que en definitiva una encuentra en casa. No creo que sea necesario explicar qué siente una persona cuando está entre los seres que quiere, con ganas de disfrutar cada instante y de exprimir las oportunidades, oliendo a azahar en todas las calles, ...
Pero estos días en Córdoba acaban mañana, cuando de nuevo espere en el andén con el As que guardé en mi bolsillo. La carta que quedó pendiente de levantar hace ya tres años, y que ahora es el momento, porque todo llega cuando toca, o cuando creamos las oportunidades para que eso sea así (como más os guste). *
Este As esconde un viaje, y con ello una vuelta que significará volver a encontrar una ciudad en la que estuve 6 meses (Florencia) y que como tantas canciones, textos, etc se agarró muy fuerte y aún no ha salido. Solo puedo sentir nervios y emoción al estar tan cerca de esa vuelta a caminar por calles de suelos húmedos, vistas y atardeceres inolvidables,  etc. Sin embargo no solo vuelvo a Florencia, sino que estos días me permitirán también callejear por los canales venecianos.
Asi que todo queda ya guardado en la maleta y me llevo unas ganas enormes de volver, de volver al sur (a casa)


domingo, 1 de abril de 2007

...

Un libro que comienza asi...
"Al principio no hay más que eso: un agujero enorme sin nada alrededor. Y cosas que forman parte de lo solo que te has quedado. Y gente que mira en tu corazón igual que policias registrando una maleta. Al principio sabes que tienes que saltar , pero no sabes desde dónde hasta dónde. Y todos los sitios a los que entras son sitios que están vacíos. Y descubres demasiado pronto que cada cosa que pierdes te convierte en una persona distinta" 

 contiene frases como...
"Si lo haces, si crees TODO lo que te diga, es posible que aún estemos a tiempo de salvarnos"
"Cuando una cosa es la VERDAD, el resto es una cosa por la que no merece la pena preguntarse"
"Ya se lo contaré luego, cuando hayamos llegado a la parte de Tailandia, el sitio donde viven las personas que han sido capaces de confiar en sus sueños. Las personas que descubren lo triste que puede ser encontrar todo aquello que han estado buscando"
y termina así...
" Y ahora tengo que dejarles. El barco se ha quedado vacío y yo estoy deseando llegar a casa. Porque puede que allí encuentre todo lo que he estado buscando. O tal vez no. Pero bueno,,, a veces pasa; a veces, un sitio al que nunca llegaste puede ser el mejor sitio en el que hayas estado"
 solo puede ser un gran libro. Un libro que se agarra dentro de ti y ya nunca más se suelta.
"Dónde crees que vas y quién te crees que eres". Benjamín Prado (un libro que me ha tenido atrapada durante dos días)
 

Template by BloggerCandy.com