lunes, 26 de febrero de 2007

Último vals

Se recogió el pelo como entonces, dejando su cuello a la vista de todas las velas que poco a poco van consumiéndose… Abrió sus brazos y comenzó a girar… como siempre, como entonces… cuando era él quien recogía el tacto de su piel para llevarla, para hacerla volar en esa misma habitación. Cerró los ojos para volverlo a ver, para olvidar el frío de sus talones, olvidar la sequedad de un suelo que cruje. Las hojas del calendario fueron cayendo, una a una, tres a tres, como las cuentas de un collar roto, pero silenciosas… como las hojas de un árbol melancólico buscando un invierno más frío,… como su pelo, con cada vuelta, con cada giro… con cada parpadeo, y una sonrisa a la nada Y al final… es la soledad con labios rojos y abanico negro la que aplaude… rindiéndose ante ese último vals…


viernes, 16 de febrero de 2007

En el andén

Tarde de trenes, de andenes que quedan atrás, cabezas en el cristal, y miradas perdidas en un paisaje que no se deja atrapar. 
Tarde de Cortazar en la otra orilla y Dostoievski en sus noches blancas, y de fondo unas voces susurrando Rosa gris, Siempre... en su tributo a Duncan dhu, hasta que llegue el sonido a Salitre...
Todos juntos acompañando a una tarde en el coche 2 de cualquier tren... uno de esos que viene y va, como yo, como tú... invitándome a adelantar las manecillas del reloj para estar allí cuanto antes, en el sur...

lunes, 12 de febrero de 2007

Como éste, muchos más...




¿Para qué describir momentos?
Mejor vivirlos...
La teoria de los guiños

lunes, 5 de febrero de 2007

A ratos

"Cuando olvidaste tu equipaje te dejaste ver
Cuando perdiste los papeles los perdí también
Ahora no hay nadie que encienda
el motor de mi nave
Desde que te fuiste

Me agarraste por dentro, fuerte
Me llevaste del brazo, vente
Soy un nudo de doble lazo
Al otro lado del puente"
Me agarraste. Quique González
 Ya lo hablábamos alguna de estas noches... en el fondo no somos tan distintos, por mucho que queramos o creamos vernos distintos, raros, diferentes, (como lo quieras llamar). Nos sentamos en el tejado de este nuestro mundo e intentamos observarnos desde fuera, y luego...creer que no estamos hechos por ni para este ahora, o como decían "no son buenos tiempos para los soñadores". Y solo a veces, caemos en la cuenta de que todos estamos hechos de la misma materia, con el mismo principio y el mismo fin, eso sí... con nuestra propia "identidad" con ese algo que nos convierte en especiales.
Hoy me acordé de todo, no se porqué... pero al sentarme en el asiento del coche, y ver todo el cristal mojado, los charcos y el frio fuera, caí en la cuenta...  No queremos la monotonía, es eso lo que nos saca de quicio, y sin embargo, nos aferramos a las pequeñas rutinas, al placentero momento de un café compartido, una película para acabar con una tarde de domingo, echar de menos, sentirnos vivos, e incluso volver a salir del coche para mojarte, y anotar otro escalofrio más en tu lista, la del bolsillo izquierdo, aquel que nunca olvidas bajo ninguna barra de bar.
Y el no saber como acabar, una vez más... y digo yo ¿por qué acabar algo que tan solo es una parte más de este viaje?...
aquí se queda, sin final, porque quien bien me conoce sabe que "adios" no es mi palabra preferida,... vale, con Cerati haremos la excepción... 

 

Template by BloggerCandy.com