lunes, 29 de enero de 2007

¿Té de tarde? ¿ o tarde de té?...

IMG_0161.jpg
Las tardes de domingo acaban tomando forma de espiral.
Te lleva a lo más hondo de tu taza, y una cucharilla que gira... gira,
y con cada vuelta una sonrisa. ¿Para qué dibujar círculos concentricos,
Si puedes crear una espiral?.
¿En qué momento perdemos o ganamos el rumbo? ¿cuando la espiral se
cierra o cuando se abre?

Escuchando "happy everafter in  your eyes" Ben Harper

viernes, 26 de enero de 2007

Nieve ...

 Los días grises amanecen así, con la "no intención" de ponernos tristes...
todo lo contrario,
Amanecen grises para pintar de blanco los tejados,
para refugiarnos en casa con un buen libro, o una canción diferente,
o como no, disfrutar de un té marroquí mientras hablas, escuchas y te renuevas,
para que una voz o una llamada al móvil te haga temblar,
para recordarte que estás viva, y que incluso si llegas a llorar,
"mañana" amanecerá más pausado, y tendrás la sensación de que el tiempo te da una tregua.
Son días especialmente inventados para situarte en otro punto de vista, en una esquina de la ventana, viendo el mundo pasar...

De haberlo sabido...

quiquegonzalez2.jpg


Hay canciones que al escucharlas, se cuelan dentro de ti, y se agarran fuerte para no irse jamás.
Esta semana, esta canción se me ha metido dentro, y no hay forma de sacarla...
De haberlo sabido...

jueves, 25 de enero de 2007

Gente...

felpa roja.jpg"Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas,
y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas." 



"En el camino". Jack Kerouac.
Escuchando:  "Wicked Game" Chris Isaak

lunes, 22 de enero de 2007

La posibilidad de encontrarnos...


"¿Sabíais que la mayor parte del cosmos está vacía?. Fijaros, si nos soltaran al azar en medio del cosmos, la probabilidad de encontrarnos sobre un planeta sería prácticamente nula.

¿Quereis saber cuál es?,  una entre mil millones de millones de millones. En la vida cotidiana esa probabilidad es despreciable , y mira, aquí estamos tres de los afortunados merendando juntos..."

J. Medem

martes, 16 de enero de 2007

Lo que deja de flotar...

todoynada.jpg 

Y de pronto un día, con las manos en los bolsillos, encuentras la respuesta al final de todo o el principio de la nada, así como el que no quiere la cosa...
Todo lo demás continúa flotando en el aire... 

IMG_0050.jpg
"Un faro quieto
nada sería
guía, mientras
no deje de girar
no es la luz
lo que importa en verdad
son los 12 segundos
   de oscuridad"
12 segundos de oscuridad. Jorge Drexler 

domingo, 7 de enero de 2007

Regalo para mi Amigo Invisible...

Aquella mañana sus vueltas en la cama, con ese estrepitoso sonido de fondo, no aparecieron. En mitad de un sueño cualquiera, de un anónimo martes, abrió los ojos y sin un porqué en su cabeza, dio un salto de la cama. El día anunciaba frío, y sin embargo caminaba descalzo por su casa, con seguridad en sus pasos. Miró el reloj, las 9.20, y volviendo la vista hacia la ventana pudo ver a lo lejos las huellas blancas de un avión reciente. Y en ese momento un pálpito… una sensación de nerviosismo, pero placentera al mismo tiempo, invadió su estómago.do_not_drink_and_drive_by_tokiaru.jpg
Como su rutina diaria marcaba acudió al trabajo, papeles y papeles lo esperaban ansiosos encima de una mesa con olor a mueble nuevo. A las 11.00 salió hacia la cafetería, con la intención de calentar sus dedos con una buena taza de café, y como siempre se dirigió a la mesa del fondo, junto a las cristaleras. Sin embargo, ese día alguien con zapatos rojos y melena suelta ocupaba su lugar. Ese alguien había invadido su lugar, había cambiado en tan solo un segundo sus rutinas, y quizás sin él saberlo, había roto todos sus esquemas.

Con su taza en la mano, hizo el amago de volverse y tomarlo en la propia barra del bar, sin embargo, de nuevo esa sensación de desasosiego hizo que girara rápidamente y se dirigiera hasta ella. Y como en una escena de película en blanco y negro, no pudo hacer otra cosa que sostenerle la mirada, y así como dos extraños que se conocen de toda la vida surgió la conversación, las risas y las miradas reflejadas en el cristal. Ella le contó que había llegado ese día a la ciudad, por poco tiempo, en el avión de las 9.20 de la mañana, había sentido el frio helando sus manos, y había decidido tomar algo para refugiarse de éste. Fue así como él entendió que esa sensación que lo había tirado de la cama tenía nombre: se llamaba J, o así al menos había firmado en la servilleta que dejó bajo un cenicero, en el que tan solo quedó “un cigarro mojado…”.

La buscó, por toda la ciudad, por todas las esquinas, tras los escaparates de todas las librerías, en los bancos de cada plaza, pero el único rastro que obtuvo de ella fue la estela blanca de aquel avión de tarde… que como una estrella fugaz no solo había marcado su vida,  sino que había hecho realidad un sueño, pero había desparecido.
….
Ha pasado mucho tiempo, quizás demasiado desde la última vez que se prometió a sí mismo no pensar en ella, y ahí está sentado delante de su mesa de escritorio, con la ventana frente a él… con la ilusión de mirar al cielo para  perderse en el rastro de todos los aviones…
….
En aquella servilleta, gastada por el tiempo, una única frase: “mira al cielo siempre que puedas, seguramente haya alguien que al mismo tiempo que tú, se pierda en la huella blanca de un avión”
Y de fondo, girando y girando aquella canción, que consumió el único cigarro que compartieron…

jueves, 4 de enero de 2007

fugacidad...

100_1246.jpg
La fugacidad de los momentos que llamamos "casualidades" es directamente proporcional a la duración del sabor de un chicle de melón.
Es breve, si durara más nos daría tiempo a cerrar la boca de asombro.
Es intenso, sino no lo recordaríamos cada vez que cerramos los ojos para ir a dormir.
-Sí,  más de una vez me he tapado los ojos, diciéndome a mí misma,que aquello debe suceder a la de tres... solo  a la de tres... y contar
1
2
3
... 
Me encantan las casualidades 
Y en aquella estación conté...
Foto: Estación de Arezzo (Italia) 
Escuchando Eels "I need some sleep"
 

Template by BloggerCandy.com