viernes, 14 de diciembre de 2007

¿Siempre nos quedará París?...

Imagen 040 (Small).jpg 
París es un abrir y cerrar de ojos.
En París el tiempo es "hoy", y la vida es el sabor de un helado de menta en una noria
que pasea vidas ajenas.
París es sentarse a los pies del Sacre Coeur y perder la vista en cualquier callejón,
abrir los brazos en un tiovivo y respirar hondo,
es regalar una sonrisa al día que no vuelve más.
París, es el sonido de unas suelas de zapato gastadas caracoleando en Abbesses,
y la mezcla de sabores en St.Michel,
las piedras rebotando en el agua helada.
...
lo demás está a punto de pasar.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Tokio ya no nos quiere...

Después de unos meses en los que he tenido el blog algo abandonado vuelvo, quizás no con un post muy propio del estilo de este rincón, pero sí muy sincero.
Escribir siempre ha sido una necesidad, un modo de dar rienda suelta a todas aquellas ideas que viajan por mi cabeza y no es que lo haya abandonado, pero lo he ido dejando en el cajón, o una página cualquiera de mi moleskine. Hace un rato pensaba en alguien que conocí hace unos meses, una persona que me animó a seguir escribiendo, que compartió conmigo durante un ratito sus ilusiones, su modo de ver la vida. Hablamos de casualidades, de la posibilidad de compartir esas pasiones y aficiones con otras personas, del interés y el placer de escribir... ya no por los demás, sino por uno mismo y de la necesidad de cumplir una serie de sueños.
Por otro lado... todos necesitamos un empujoncito para retomar algo que hemos dejado aparcado durante un tiempo, y ese empujoncito llegó el otro dia en forma de comentario. Es curioso pero a veces una sensación extraña nos hace preguntarnos hasta que punto somos necesarios para algunas personas, y en este caso alguien desconocido y habitual al mismo tiempo, me animaba a seguir y me regalaba unas palabras que llegaban en un momento muy puntual. 
Es tiempo de nostalgia, de necesidad de calma, de manos frias y niebla en la calle. Paris me dejó un presente helado en el bolsillo, y las ganas de encontrar el calor.
Os dejo  un pequeño fragmento de Loriga en "Tokio ya no nos quiere":

"- ¿Sabes lo que más me asusta? .- No debe saberlo porque no dice nada.
- Tu miedo. Y el entusiasmo detrás de tu miedo.
- Es curioso porque a mí es tu falta de miedo lo que más me asusta.
- Tengo tanto miedo como el que más miedo tiene. Aunque supongo que es un miedo distinto.
- No hay un miedo distinto. Siempre es el mismo miedo.
- No exactamente.
- ¿No exactamente?
- No exactamente. Tu miedo empieza cuando despegan los aviones y el mío cuando los aviones aterrizan."

sábado, 10 de noviembre de 2007

Roma...

A veces me olvido de Roma
y el frio se cuela por el laberinto de mi cuerpo.
Olvido la Piazza Navona y el agua helada de sus fuentes,
para hacer equilibrismos por bordillos imperfectos.
Olvido el vértigo de la Fontana de trevi,
y siento que las palabras caminan cerca.

A veces se me olvida que estás en Roma
y las tardes no son más largas por más que estiro las agujas.
Una foto tirita colgada de un alfiler
en la terraza de un ático cualquiera.
Me asomo a ver pasar noviembre con su halo mágico,
y me gusta el frio en la nariz, en las manos...

A veces me olvido de Roma
y te siento a mi lado
contando las únicas estrellas que no parpadean.

(os recomiendo escuchar ambas canciones ;) )

jueves, 25 de octubre de 2007

Fresas salvajes...

“El bien y el mal no existen. Sólo satisfacemos nuestras necesidades. Tú tienes la necesidad de estar viva, quieres vivir y dar vida…Yo necesito estar muerto, absolutamente muerto”
 
Ingmar Bergman "Fresas salvajes"
 
 Ver esta película me recordó el texto de presentación del blog "Siempre he pensado que la vida es un continuo viaje, en el que, bajo la inevitable influencia del destino, tomamos nuestras propias decisiones". 
 
A veces es necesario hacer una parada en el viaje, cuando uno descubre que las cosas no van bien... que hay algo que no nos deja disfrutar del viaje con tranquilidad...

lunes, 22 de octubre de 2007

Los desperfectos...

"... Aquello terminó,
aquello te minó,
lo lamento.
yo tengo el corazón
en duelo y el dolor
en el cuerpo.
El vuelo que perdió
el barco que zarpó
desde el puerto
como un acordeón
abriendo la estación
del invierno.
He olvidado mi mejor momento
pero lo llevo dentro.
Los buenos tiempos
los desperfectos
lo más difícil de todo
medir y equilibrar
si un día cambio
todo por todo lo que tú me puedes dar.
El lunes se acostó
hurgando en el cajón de los sueños,
el martes descansó
sacando del cajón el dinero.
He olvidado mi mejor momento
pero lo llevo dentro.
Los buenos tiempos
los desperfectos
lo más difícil de todo
medir y equilibrar
si un día cambio
todo por todo lo que tú me puedes dar..."

miércoles, 17 de octubre de 2007

Fragmentos...

" ...Hay que contenerse. Ser consciente, perfectamente lúcidos, dar a los hechos, los sentimientos y los pensamientos la forma adecuada, no dejarse arrastrar por ellos, como se hace comúnmente. Sergio me hablaba de eso en sus cartas, desde Europa, antes de regresar, y entonces era nada más la necesidad de ajustarlo todo a proporciones humanas, porque la desmesura es siempre más poderosa que el hombre; era una disciplina personal, casi un juego, pero cuando me habló de su angustia, de que se le metía en el pecho y no lo dejaba pensar, ni respirar, porque lo iba invadiendo, poseyendo desde esa herida primera que es igual a un cuchillo helado en un costado del pecho, comprendí que a eso debía aplicarse todo lo que sobre la importancia de la forma me había enseñado, y así entre los dos buscamos las palabras tibias que calientan la herida, y nos prohibimos cualquier expresión desacompasada, porque el primer grito dejaría en libertad a la fiera...".
Inés Arredondo .Río Subterráneo
 
 Hoy este pequeño fragmento llegaba a mí, no importa demasiado el cómo. Me hizo plantearme una cuestión ¿Es realmente tan sencillo dar esa forma?¿Tan importante es mantener a esa fiera con los ojos vendados?.
 
Una parte de mí me dice que "vivir" consiste precisamente en dejarse arrastrar por esos sentimientos y pensamientos, "arder", saborear esa química que da lugar a la "chispa adecuada"...

lunes, 8 de octubre de 2007

Final sin principio...

El día que creí conocer mi vida de memoria,
una mano tocó mi hombro... 

vidapasar (Medium).jpg


sábado, 29 de septiembre de 2007

El viaje a ninguna parte...

1410637243_8e937235e6_o.jpg
El inconsciente nos hace nadar sin pausa hacia el naufragio...
 

sábado, 25 de agosto de 2007

...

Buscando las 7 diferencias...
(Porque no hay tanta distancia entre aquellos y estos días).
Fuera, la nostalgia sigue siendo pisada por unos tacones rojos...
Andrés Calamaro ( con Ciro Fogliatta)- Me arde 

lunes, 30 de julio de 2007

De oficios y otras tareas diarias...

Resabiado por la monotonía, he abandonado mi oficio para convertirme en "ladrón de consejos a domicilio".
Imaginando las telarañas del techo en una de esas noches en blanco, llegué a la conclusión de que ninguno de mis oficios es una fuente de placer, ni siquiera una excusa para llegar cansado a casa y aplastar el sofá, acariciar la cabeza de un perro, y conversar sobre los pormenores del día. He dejado de ser paracaidista suicida, devorador de napolitanas, voyeur de medianoche, escritor de pacotilla, cocinero de enfermedades, diseñador de aspas de ventilador, taxista en noches de feria, recogedor de cenizas de difunto, bombero en estallidos casuales, ingeniero de cerveza, vigilante de hueco de escalera... para disfrazarme de "ladrón de consejos a domicilio" (como ya dije).
Mi trabajo consiste en lo siguiente:
-Aseado y con los oidos bien limpios llego  al portal desconocido, leo el nombre de cada uno de los vecinos de cualquier bloque en el buzón, y aquel que más dolor causa a mi retina, pasa a formar parte de mi lista de vidas en peligro de extinción.
-Subo agarrándome a la barandilla, por si un temblor de piernas descoloca los escalones, o la cal de la pared decide venirse conmigo (señalo aqui que en ocasiones cuento con la presencia de un ascensor, que nunca cojo. Una vez de pequeño me fijé en las cuerdas que sostenían el ascensor de mi abuela, y llegué a la conclusión de que por un momento era como empaquetar a un número máximo de cuatro o cinco títeres y mover la vidas con esos hilos, para alguna vez caer en la tentación de soltarlos, y entonces... pellizo en el estómago. Ese dia fue el día en el que decidí que prefría los medios de transporte que me desplazan de derecha a izquierda, de delante hacia detrás o viceversa, con posibilidad de giros inesperados, pero jamás me dejaría llevar arriba y abajo, a menos que se tratara de un tio vivo reparado; ni siquiera la noria es una buena elección)
-Una vez delante de la puerta, me ajusto las gafas, presiono el timbre de botón y cuelo mi mirada por la mirilla, o bien aprendo a diferenciar las sombras que se escapan por debajo de la puerta.
-Hechas las presentaciones, me siento en el borde una cama, en el brazo de un sillón, en la azotea de macetas rojasm y desde ahí ESCUCHAR. Mi papel, algo pasivo, no consiste en vender, ni en comprender, en asentir con la cabeza o sonreir... nada de eso, basta con ESCUCHAR.  Si en mi próxima vida fuera pintor, regalaría cuadros de vidas, óleos de batallas ganadas, carboncillos de encuentros clandestinos, y es que acostumbramos a hablar, a alimentar nuestro ego, a exprimir nuestras vidas, y olvidamos analizar el gesto del que nos escucha (ese soy yo, aunque en mi caso mi intención no es encontrar mi turno de palabra, ni poder compartir mis días, sino ESCUCHAR). 
-Al acabar, palmadita en la espalda, y en mi cuaderno consejos de otros más experimentados, intuiciones varias, adelantos de episodios de mi vida, palabras en desuso...Mientras en mi cuarto, una araña confidente sigue tejiendo la historia de mi vida... 
reja2.jpg

lunes, 23 de julio de 2007

Carta a un soñador

asientotren.jpgLlegado este momento me dirijo a usted, desde el asiento hundido de un tren de corto recorrido, y señalo esto porque seré breve, no será necesario caducar más horas para que éste se convierta en un gran viaje. Pensándolo bien, habrá una posibilidad entre un millón  de que usted  y yo permanezcamos sentados alguna vez cara a cara en algún trayecto, pero si así fuera cierre los ojos y mire por la ventanilla, imagínese el cielo más azul que nunca,ábralos y míreme, habremos compartido un gran instante.
Tratándose ésta de una breve y concisa carta de soñador a soñador, haré referencia a aquellas cosas que podríamos tener en común, las afinidades que en el caso de tratarse esto de un libro, bien podrían aparecer en las referencias ajenas. (Como habrá podido observar, al soñador le cuesta llegar a la idea central, perdiéndose a menudo en continuas divagaciones varias...).
El soñador tiende a poseer un aire despistado (ciértamente tópico, pero no por ello menos típico), y en numerosas ocasiones se sugiere a sí mismo vivir en una especie de realidad paralela. Si usted se considera uno de los tantos que nos quedamos en este grupo, habrá comprobado o comprobará, que el tren se convierte en un lugar con tendencia a la ensoñación y el idealismo, pero no se engañe, es usted el que sostiene la paleta de color para dar vida a todo lo que gira a su alrededor.
Probablemente se sentirá atraído por las vidas ajenas, e intentará psicoanalizar a sus compañeros de viaje a través de su comportamiento, el título de su libro, la banda sonora que se autoaplica, la clase de silencios, el cruce de miradas, los gestos sin importancia... querrá inventarse una vida para cada uno de ellos, poner nombre a su gato o a la ciudad en la que veranea, y de rato en rato, girar la cabeza y perderse en la velocidad exterior.
Intentará esperar con impaciencia y cámara en mano, la milésima de segundo en la cual invertir su última fotografía, aquella que independientemente de la opinión de los demás, será la mejor, la más auténtica, y tarde o temprano será atravesada por una chincheta endeble, para pasar a formar parte de su corcho de las casualidades.  Si intenta recordar el nombre de los personajes de su última lectura, posiblemente su memoria falle ( o no), sin embargo, sabrá que fue importante porque le dio un vuelco, porque en alguna de sus páginas pudo verse reflejado, pero no se preocupe... si abre su bolso o espera a llegar a casa, acuda a su habitación e investigue el cajón de antigüedades, seguramente haya guardado las pistas que lo conducen a la idea que quedó flotando en el aire.
El soñador sueña con volver; se deja atrás un trozo de sí mismo en cada vivencia, y recoge nuevas ilusiones que guarda sin discrección alguna. Vive el presente, cuida su pasado, y no tiene miedo al futuro, porque seguramente no esté entre sus principales preocupaciones. Lee el periódico en el orden que surja, dependiendo del día ( y a ser posible empezando desde el final); mira hacia arriba para seguir el rastro de un avión, y si tiene asiento de ventanilla preferirá que haga frio para sentirlo en el cristal, o bien que llueva para perseguir las gotas con el dedo.
A ti, que vas y vienes, y que a veces crees vivir en un tiempo equivocado, decirte que en el fondo todos somos parte de lo mismo, de la misma matería, y en cambio piezas de un puzzle sin armar, eslabones de una cadena sin sentido... Ningún soñador es igual que otro, he ahí la clave de lo imprevisible, la fugacidad, el pestañeo, el asombro ante las coincidencias, la serendipia, las ganas de perseguir señales. 
Podría continuar pero prometí ser breve, y una voz masculina y algo grave anuncia un nuevo destino. Yo me bajo, pero permítame que le recuerde echar la vista atrás hacia el asiento contrario, seguramente algún soñador haya olvidado alguna de sus ideas sin anotar, o incluso el motivo y palabras de la despedida...
(Como me ocurrió a mí...)
Escuchando...Pascal Comelade  "L´argot du bruit"

viernes, 20 de julio de 2007

sin título...

Pudo ser como aquel hombre, que "ciego" se dispuso a ver su vida pasar en una gran pantalla de cine de verano. 
Sentado entre la chica que una vez comió un helado de menta y el señor de traje gris con flor en la solapa, se aseguró de que su soledad estuviera acompañada por la soledad de otros, y así, poder celebrarla con los labios salados (detalle siempre presente en cualquier buen cine de verano de barrio).
La luz se apagó y comenzó la función. Como habría sido normal, las señoras deberían haber callado a sus nietos, los podrían haber mandado a cualquier rincón oscuro a recoger ramilletes de jazmín, los habrían acompañado a elegir el mejor helado, y éstos ante un cartel aún en pesetas habrían señalado con su dedo inquisidor. Sin embargo, eso habría sido lo normal, pero no estamos ante ese caso. Ese día la sesión se vestía con frac y guantes blancos, acompañando a su asiento al trío ya nombrado. 
El "ciego" se llevo la mano a su cara y con un gesto interesante se sumergió en la gran pared encalada. "la chica que una vez comió un helado de menta" lloró incluso antes de ver aparecer el nombre de los protagonistas, no esperó al título... era obvio, sus historias eran vidas "sin título". "El señor de traje gris y flor en la solapa" se ajustó las gafas y el nudo de la corbata, cruzó las piernas, y como solía pasarle fue arrastrado por un inmenso ataque de melancolía, y sus ojos se mojaron, como cuando alquien te pincha con un alfiler en la planta del pie.  
Y mientras... sal en los labios.
Apagadas las luces y echado el telón, todos ellos permanecieron inmóviles durante tres segundos, el tiempo que pasa desde que tú parpadeas hasta que lo hace el que te escucha, y en algún abrir y cerrar de ojos imprevisible, dos de ellos se levantan y caminan por una alfombra roja, impregnada de despedidas y fracasos. El "ciego" que por un instante cree entender todo lo que ocurre a su alrededor, se regocija chupándose los labios, entendiendo que ha asistido a una función esperpéntica de lo que ha sido su vida, y que desde arriba y oculto, un "podría haber sido Valle Inclán", ha deformado y distorsionado la realidad, para presentarle la auténtica imagen real que hay tras ella...
Se levanta, y con el mismo aire interesante decide salir por la puerta pequeña, por aquella que en un día normal habrían salido las abuelas y los nietos (con la lengua aún dulce), el hombre del bastón y cualquier loco ansioso de presente...

viernes, 13 de julio de 2007

Instrucciones con forma de poema...

"Éste es mi contestador automático.
Para herir, simplemente, marque 1.
Para contar mentiras que me crea, marque 2.
Para las confesiones trasnochadas, marque 4.
Para interpretaciones literarias producto del alcohol, marque 6.
Para poemas, marque almohadilla.
Para cortar definitivamente la comunicación, no marque nada,
pero tampoco cuelgue, titubee en el teléfono (a ser posible durante varios meses)
hasta que note que voy abandonando el aparato a intervalos de tiempo cada vez mas largos.
No desespere.
Aguante.
Espere a que sea yo la que se rinda.
Le evitará cualquier remordimiento.
Gracias."
Vanesa Pérez Sauquillo

sábado, 7 de julio de 2007

IMPAR

Hay mentes (o personas, como más os guste) que viajan en la misma dirección. Sueños que toman vida en forma de fotografía, encerradas entre cuatro paredes. Guiños cuyo único traductor válido es el propio guiño. Dicen que hay comunicación cuando EMISOR y RECEPTOR comprenden o tratan un mismo código. (1 + 1= 2; 1 x 1=1). Esto me trae a la mente a Ciorán cuando decía en "La tentación de existir" que poeta y carnicero pueden llegar a tener los mismos sueños gracias al loco que llevan dentro. El loco que llevo conmigo se sienta a observar en bordillos solitarios, guarda en su memoria todos aquellos cigarros mojados y olvidados, prefiere un mundo azul en el que lo IMPREVISIBLE gobierna, ofreciendo casualidades a todo aquel que confía.

En definitiva, algo que se escapa de nuestras manos nos lleva a girar una y otra vez, a no perder de vista al elemento NEÓN, a sentir la distancia física y no dejando cabida a aquella más esencial, que es la que verdaderamente nos hace sentir cerca  o lejos a las personas.
(Y sí... curiosamente hoy es 7/7/7, como no podía ser de otro modo, IMPAR, claro que sí. Estoy segura ahora más que nunca que las cosas suceden cuando suceden)

viernes, 6 de julio de 2007

38 grados a la sombra...

El entusiasmo y el afán por vaciar nuestros bolsillos, y poner sobre la mesa todo retrovisor.jpgaquello que contienen,  nos pinta una sonrisa permanente en la cara, pero enmudece nuestras palabras, y hace volar las ideas que creías ver bailar cada día sobre tu mano...

Escuchando (y sacando del bolsillo) Voyage, voyage (Desireless)...

lunes, 2 de julio de 2007

+...

"Depende del cristal con el que miras
Todo es horrible o terriblemente bello.
No fue bueno pero fue lo mejor todo casi todo salio de otra manera."
E. Bunbury 

(Porque el vaso siempre puede estar medio lleno o medio vacío... según con el cristal que quieras mirar... ¿Y tú, con cual miras? )

  "Había una vez un hombre que vivía cinco minutos en el futuro.
    Cinco minutos y nada más que cinco minutos adelantado en relación al resto de los vientos y de las mareas, de las personas y de los animales de este planeta.
    No es que semejante don le sirviera demasiado. No podía, por ejemplo, ganar fortunas en las carreras de caballos ni en la lotería. Tampoco hacerse rico iluminando profecias importantes. Cinco minutos era muy poco tiempo.
    Apenas saber que en cinco minutos iba a empezar a llover; que su insoportable primo golpearía a la puerta y el tiempo justo para apagar todas las luces; que el asesino era este y no aquél en esa novela policial o en esa película; que ella iba a llamar por teléfono para regalarle o mentirle aquello que esperaba desde hacía mucho más que cinco minutos.
    Contar cinco veces hasta sesenta. Contar hasta trescientos. Contar despacio como si se contaran postes de electricidad en el camino, autos, latidos de corazón, golpes.
    El día en que el hombre que vivía cinco minutos en el futuro salió a la calle gritando que el mundo había llegado a su fin nadie le creyó, claro; pero tampoco tuvieron demasiado tiempo para reírse del hombre que vivía cinco minutos en el futuro."

La velocidad de las cosas. (R. Fresán)

miércoles, 20 de junio de 2007

Canciones que llegan...

Esta canción se me ha colado dentro..."You do something to me"
Gracias al Sr. Azul (Xavi) por su recomendación ;)


Os dejo la letra...
"You do something to me, something deep inside
I'm hanging on the wire for a love I'll never find
You do something wonderful then chase it all away
Mixing my emotions that throws me back again
Hanging on the wire, I'm waiting for the change
I'm dancing through the fire, just to catch a flame
an' feel real again
You do something to me somewhere deep inside
I'm hoping to get close to a peace I cannot find

Dancing through the fire just to catch a flame
Just to get close to, just close enough
To tell you that.....

You do something to me something deep inside."

sábado, 16 de junio de 2007

La velocidad de las cosas...

" Es curioso, vivimos la vida en primera persona del singular pero llegado el final, se nos aparece la opción de un cambio en la composición del relato. Esta nueva velocidad de las cosas -me pregunto si la chica de la motocicleta se refería a algo más o menos parecido- es la que nos permite entonces vernos desde afuera, mirarnos mirar, sentirnos sentir, muriendo morir. Tal vez se trate del más primal de los mecanismos de defensa o del más convincente de los placebos: esto no me puede estar pasando a mí, volar lejos. Tal vez por eso todos aquellos desesperados que dicen haber estado muertos y vuelven para contarlo insisten en el paisaje de sí mismos cada vez más pequeño, allá abajo. La persona como personaje, un espejo de carne y hueso. El cuerpo como un plano, como un sinfín de gráficos y de cómputos. La escalera de caracol del DNA, la médula como una vía láctea, la marea oscura de la enfermedad erosionando los acantilados de las células. Sí, el cuerpo visto igual que esas fotos desde las alturas -marrones y verdes y azules- que luego se utilizan para la confección de los mapas. "
 

"...un lector poco entrenado es, cuando menos una persona prejuiciosa, un turista que siempre pregunta si el agua corriente es potable o si los taxistas de aquí o de allá son honestos. Alguien que en su inexperencia sólo espera que los trajes de ficción se ajusten lo mejor posible a las medidas de su cuerpo real. Para ellos el libro es un objeto incómodo, algo que necesita sostenerse y que carece del mérito de poder ser enchufado a alguna pared. Los lectores consecuentes, por lo contrario, prefieren comparar lo que están leyendo con lo que han leído, con una forma alternativa y válida de la realidad en la que el libro —no es casual que, en su aspecto formal, se mueva con el mismo bien aceitado mecanismo— es siempre una puerta." 
"La velocidad de las cosas, es la velocidad de la memoria"
"La velocidad de las cosas" Rodrigo Fresán 


domingo, 3 de junio de 2007

Aprender a quedarse...

"Todo <<te quiero>> entraña una promesa y las promesas nos dañan, pues dividen la vida en momentos de obediencia y momentos de traición. Yo te digo "te quiero" y desato tu fantasía. Si una brizna de paja se convierte en viga en el ojo ajeno, una pequeña promesa se convierte en gran presagio de dicha que trae consigo el fraude, un principio de rencor por lo hablado y no cumplido. ¿Y quién podrá cumplirlo?, nadie, nadie. Brezo, los amantes no son, como dijera Shakespeare , el monstruo de dos espaldas, ni tampoco el ave fénix que renace de sus cenizas, sino más bien  la fiera que se come a sí misma. 
El amor se autodestruye no para sobrevivir sino para vivirse; no a la manera del grano de trigo que cae en tierra  y da la espiga, sino como el cohete que arde en el cielo, y en el arder existe y se da muerte"
IMG_0326nuevo.jpg

"Los objetos esconden una concavidad invisible. Pero aún no sé si nuestra capacidad para detectarla depende de alguna característica común, o bien del estado en que uno se aproxime a pedirles protección"
"La escala de los mapas"
Belén Gopegui
(el libro que me acompaña en este momento)

viernes, 18 de mayo de 2007

De vinilos y otros giros...

Me gustaba ver los vinilos girar en el tocadiscos... una y otra vez,
despacio, rápido...
soplar a la mota de polvo que invadía el terreno
pero sobre todo perderme en cada una de esas vueltas... perderme en mi mundo.
(Echo de menos eso de mi casa... de hace años)
quiero volver para levantar de nuevo la tapa del tocadiscos... y que empiece la función... 

Escuchando "Long Island Ice Tea" (Underwater tea Party)*

miércoles, 16 de mayo de 2007

¿Sueños?

Imaginaos... un día en el que llegas a casa y te acuestas con los primeros rayos de sol,  con calor y después de una larga noche de feria. Tu cabeza no para de girar y de escuchar música por todos lados, pero pronto caes en un sueño curioso.
Crees abrir los ojos en un mundo que "sigue" siendo el tuyo (supuestamente) pero en él empiezan a aparecer personas y lugares ajenos a ti, sin embargo de una forma u otra conocidos.  Un amanecer en el que todas las fotos de flickr (sin saber bien porqué) se han mezclado, el destino ha jugado una buena o mala pasada (según para quien) y ha cruzado muchas vidas. Reconoces caras, intuyes miradas, lees palabras en labios de otros, y algunos de los tuyos dejan de formar parte de tu mundo.
Un sueño divertido y extraño a la vez. ¿Podeis imaginar la situación?. Por suerte para mí al despertar sigo teniendo alrededor a las mismas personas, y tan solo una frase en la cabeza "I’m becoming paranoid "...(lástima perder esa vespa roja al abrir los ojos)
 De fondo una canción que forma parte de un gran fin de semana ;)


martes, 8 de mayo de 2007

Déjate de preguntas...

aunque no lo tengas claro2.jpg¿Quién decide en qué orden debemos vivir
las distintas escenas de nuestra vida?
¿Cuántas vías de tren nos quedan por saltar cuando llevamos 7?
¿Qué días se pintaron en rojo en mi calendario?
"Si el azul nos va a alcanzar, si el azul nos va a matar"
¿Por qué corremos para saltar justo  a la mitad?
¿Por qué no escribir las páginas al revés, de derecha a izquierda, de abajo hacia arriba y volver a sentir ese pellizco en el estómago?
 ¿Por qué si paro mis agujas, un segundo durará eternamente?

¿Por qué la fugacidad, los puntos suspensivos, (las ideas entre paréntesis)?
Rebobinando ideas...

Escuchando "Any other world" MIka

martes, 1 de mayo de 2007

Sin-sentido

arcoiris2.jpg
Cuando quieras vaciar tus bolsillos
de conversaciones perdidas...
no dejes que las agujas de tu reloj se oxiden,
después solo encontrarás palabras sueltas (sin orden), pero sobretodo
sin sentido... 
Escuchando  Mika

viernes, 27 de abril de 2007

Fabricando

"Los sueños hay que fabricarlos
con las cosas que uno tiene en la nevera"

Entre vivir y soñar

miércoles, 25 de abril de 2007

Sección femenina

Hace días que tenía la idea de subir este texto al blog, ya que llegó a mis manos a través de una compañera. Éste se trata de un texto llamado sección femenina dedicada a la mujer (durante el franquismo), que pertenece al libro "Economía doméstica" de 1958, que entonces se consideraba un libro de texto de preparación para el bachiller y maestros.
Sin más... aquí lo dejo, opinen ustedes mismos...
 "Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito.
Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero.
Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.
Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparte por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa.

Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador.

Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.
Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estress, y sus necesidades reales.
Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara.
Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.
Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres.
Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana.
Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.
Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño.
Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.
En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad.
Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.
Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello.
Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte."

 ¿Cuál es vuestra opinión?... Fijaos en la fecha... tampoco ha pasado tanto tiempo ¿no creeis?

lunes, 23 de abril de 2007

Día del libro

Instantes

Jorge Luis BorgesIMG_0618red.jpg


"Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo."

Escuchando Yann Tiersen...

martes, 17 de abril de 2007

Atrapándome...

"Duos, Tríos y otras perversiones"
Ariel Rot


miércoles, 11 de abril de 2007

La vuelta

Las emociones nos hacen sentirnos vivos, tan vivos que a veces duele. Algo se mete fuerte dentro de ti y (como ya he repetido una y mil veces) no se va jamás.
Las sensaciones, por suerte, siguen vivas para siempre, a modo de recuerdo, pero incluso cuando la mente empieza a nublarse algo sigue haciendo latir tu corazón. Solo que no siempre nos conformamos con el recuerdo, y hacemos todo lo posible para que “il ritorno” se produzca cuanto antes. Podría decir que contaría tantas cosas… pero mentiría, no quiero hacerlo y no voy a hacerlo, porque no sería justo reducir a unas cuantas palabras tantos momentos. Solo añadir que cuanto más rápido se balancean los momentos por agujas que irremediablemente avanzan sin tregua, más intenso se vuelve TODO.
Como describir días que no acaban nunca, un sol que se tiñe anaranjado para hacer brillar las miradas, o ganas de que cada segundo dure para siempre.
No sería sincera si no dijera que tuve miedo antes de subir al avión… pero una vez más la casualidad, las ganas me llevaron hasta una ciudad que hace ya unos años me enamoró. Una ciudad que dejó una huella imposible de borrar… Intentar descubrir una Florencia nueva, y ver que las cosas no han cambiado tanto, que hay cosas que permanecen y que de un modo u otro me ha gustado encontrarlas…
Cerrar los ojos y decirte a ti misma que NO… que no quieres que se acabe ahí, y prometer una vuelta. Sentir que vuelvo cargada, pero no solo de kilos en la maleta, sino de energía, sentimientos, ideas, motivos… Y aunque reconozco que no fui capaz de aguantar las lágrimas, pude despedirme con una sonrisa, naranja (siempre)

martes, 3 de abril de 2007

Estos días...

 " Ya no sé si esta vez
Todo está dentro de mí
Y ya no puedo escapar
"
Seronda. Nacho Vegas

Los momentos y el tiempo en sí pueden ser breve o hacerse eternos, dependiendo de la emoción con la que se vivan.
Puede que ésta se convierta en una de las Semanas santas más cortas. Los días por el sur se van volando, y eso siempre es signo de bienestar, de calidez... de todo lo que en definitiva una encuentra en casa. No creo que sea necesario explicar qué siente una persona cuando está entre los seres que quiere, con ganas de disfrutar cada instante y de exprimir las oportunidades, oliendo a azahar en todas las calles, ...
Pero estos días en Córdoba acaban mañana, cuando de nuevo espere en el andén con el As que guardé en mi bolsillo. La carta que quedó pendiente de levantar hace ya tres años, y que ahora es el momento, porque todo llega cuando toca, o cuando creamos las oportunidades para que eso sea así (como más os guste). *
Este As esconde un viaje, y con ello una vuelta que significará volver a encontrar una ciudad en la que estuve 6 meses (Florencia) y que como tantas canciones, textos, etc se agarró muy fuerte y aún no ha salido. Solo puedo sentir nervios y emoción al estar tan cerca de esa vuelta a caminar por calles de suelos húmedos, vistas y atardeceres inolvidables,  etc. Sin embargo no solo vuelvo a Florencia, sino que estos días me permitirán también callejear por los canales venecianos.
Asi que todo queda ya guardado en la maleta y me llevo unas ganas enormes de volver, de volver al sur (a casa)


domingo, 1 de abril de 2007

...

Un libro que comienza asi...
"Al principio no hay más que eso: un agujero enorme sin nada alrededor. Y cosas que forman parte de lo solo que te has quedado. Y gente que mira en tu corazón igual que policias registrando una maleta. Al principio sabes que tienes que saltar , pero no sabes desde dónde hasta dónde. Y todos los sitios a los que entras son sitios que están vacíos. Y descubres demasiado pronto que cada cosa que pierdes te convierte en una persona distinta" 

 contiene frases como...
"Si lo haces, si crees TODO lo que te diga, es posible que aún estemos a tiempo de salvarnos"
"Cuando una cosa es la VERDAD, el resto es una cosa por la que no merece la pena preguntarse"
"Ya se lo contaré luego, cuando hayamos llegado a la parte de Tailandia, el sitio donde viven las personas que han sido capaces de confiar en sus sueños. Las personas que descubren lo triste que puede ser encontrar todo aquello que han estado buscando"
y termina así...
" Y ahora tengo que dejarles. El barco se ha quedado vacío y yo estoy deseando llegar a casa. Porque puede que allí encuentre todo lo que he estado buscando. O tal vez no. Pero bueno,,, a veces pasa; a veces, un sitio al que nunca llegaste puede ser el mejor sitio en el que hayas estado"
 solo puede ser un gran libro. Un libro que se agarra dentro de ti y ya nunca más se suelta.
"Dónde crees que vas y quién te crees que eres". Benjamín Prado (un libro que me ha tenido atrapada durante dos días)

martes, 27 de marzo de 2007

Tantas cosas...

Hay canciones hechas para navegarhada.jpg
por las tuberías oxidadas de las casas,
para desgastar el viejo album de fotos
o para ser escritas en servilletas de bar de carretera.
Hay momentos creados para soñar,
Para quemar recuerdos con olor a cerilla
Para desarmar las piezas de un puzzle
O elevar castillos en la arena.
Hay escenas que desearías haber vivido en tu propia vida
Y otras que apenas las sientes llegar, cierras los ojos para que pasen,
Rápido, para hacerte la despistada y evitar un mayor contacto
Hay escenas en las que uno se siente cómodo, aunque aún no hayan llegado.

Y es que hay tantas cosas
Colchones sin nombre y grata compañía,
Sábanas que acarician pieles ajenas,
Almohadas cargadas de pensamientos nocturnos, cómplices… cobijo de secretos.
Ventanas al muro de ladrillo, al olor a sal, al verde más llamativo,
Puentes que cruzan, otros que esperan al otro lado,
Llamadas perdidas, teléfonos sin descolgar,
Palabras al aire, mensajes por descifrar.

Oscuro y claro, in y des-, par o impar, causalidad y casualidad.
Deseos difíciles de frenar al pie de un portal mojado,
Pieles erizadas con cada copo de nieve,
Mentiras y verdades dando forma a una vida.

Todo lo que hay… lo que puedo ver…

domingo, 25 de marzo de 2007

Esas personas

A menudo esas personas permanecen reflejadas en las letras del nuevo libro que te acompaña, se visten de negro, piensan azul, y viajan en autobuses rojos...

En ocasiones sonríes y te sonrien, y los tejados celosos amenazan con caer, sin embargo, cuando todo anuncia un caos cercano, aviones de papel sobrevuelan tu cabeza, llevándose a su paso la mitad de tus recuerdos, y es entonces, cuando una vez más llega la amnesia.

Esas personas..., las que caminan pensando en todo pero perdidos en la nada, que se paran de golpe si uno de estos aviones aterriza en sus pies, lo miran, se agachan, y guardan éste en su bolsillo izquierdo. Aquellas personas que creen que detrás de ese instante hay algo más que un soñador intentando tocar el cielo con su estilo de principiante en papiroflexia...

Los que estamos de este lado seguiremos tropezando con ese escalón en mal estado, pero nunca esto supondrá un obstáculo...

viernes, 23 de marzo de 2007

Divergencia

Encontrar, no es siempre sinónimo de permanencia.
A veces encontrar puede estar más cerca de la bifurcación

bifurcación

  • desvío, ramal, cruce, ramificación, derivación, divergencia, escisión, separación, división
  •  

lunes, 19 de marzo de 2007

Música

Dos canciones que vienen conmigo últimamente


sábado, 17 de marzo de 2007

Imprevisible

Habría deseado un tiempo de "imprevisibles" momentos...
ahora ya no es antes...


"Crece la hierba en el primer cajón
de la estación de primavera
hoy nos esperan besos a traición
y ruidos de ventanas abiertas..."
Crece la hierba. Q. G 

jueves, 8 de marzo de 2007

Letras para tardes des-teinadas

"Sé que tú
no quisiste hacerme daño
y tampoco
quisimos aprender a odiarnos.
Sé que yo
me porté como un imbécil
dentro de
un armario cerrado.
Soy un lago
de baladas profundas
como muertos
con sombreros de copa
soy la noche
de desiertos fríos
y no soy nada
si no es contigo.
Y aún sigo
y aún sigo
escondido en tu equipaje.
Y aún sigo
y aún sigo
buscando amor
en el fondo de los ceniceros
en el fondo de los ceniceros.
Sé que tú
no quisiste herirme
porque tú
eres la duda que más quiero.
Estoy aquí
estoy aquí
a tu lado.
Y estás aquí
en el lado bueno
de mi vida."
Duncan dhu "balada" 
 Recogiendo letras que permanecieron adormecidas en el baúl...
hasta hoy

jueves, 1 de marzo de 2007

A medianoche...

El estado de "insomnio". Aquel que te mantiene tumbado durante horas observando la nada, con la mirada perdida. Un estado en el cual los minutos se alargan hasta el extremo, de no poder frenarlos más. Giras la cabeza y miras la hora, como si de pronto en una de esas miradas furtivas, Morfeo entrara por una ventana cerrada para salvarte.
Una de las cosas positivas de estos tiempos que flotan, es que casi siempre hay alguien que se encuentra como tú, en cualquier otra cama, y con otro techo atrapa-miradas. Y a veces, producto de la casualidad, te acuerdas, y puede que se acuerde, para compartir ese momento enviando un mensaje que te hace sobresaltar, y salir de esa conversación contigo misma.
Y de pronto unes ideas y palabras, y se te ocurre algo sobre lo que escribir, intentas capturar enIMG_0442.jpg tu mente esas imágenes y una escena que podrías describir como si la hubieras vivido, sin embargo, algo en ti te recuerda que mañana volverás a estar ante una hoja en blanco, con una memoria que va perdiendo algunas de estas fotografías en el transcurso de una noche, o bien con el sonido del horrible despertador, igual que el día que soñaste en el trayecto Madrid-Talavera en un regional medio vacío y ventanillas rayadas. Coges un lápiz y casi a oscuras haces algunas anotaciones en el reverso de la portada del libro que te espera, solo unas palabras sueltas que puedan ayudarte a recordar, a revivir,  sientes frio, y  es justo eso lo que te trae a la mente las palabras de Benjamín Prado diciéndote  "la distancia es azul, yo soy lo único que hay entre tú y este frio".
Las respuestas a preguntas que aún no conoces encuentran su sitio en el insomnio, y te dices, cuanto de importante tienen las  preguntas, y la respuestas,... qué va primero y qué después... y si tan necesarias son ambas. Pero es cierto que a menudo preguntamos, y (nos) hacemos preguntas, visibles o enmascaradas, siempre en una eterna búsqueda. Pero no creo que todos seamos iguales en eso... supongo que hay personas que aceptan una respuesta sin buscar más, sin dar más vueltas a todo. Otros en cambio, buscamos sin parar, desasosegados, curiosos,  intranquilos, con la permanente sensación de que hay algo más, de que mañana puedes encontrar algo más de lo que ya conoces o tienes, que te hará vibrar, que te hará sentirte viva. Es esto lo que nos lleva a leer entre lineas, a querer saber más de todo lo que encontramos, buscamos lineas azules en renglones grises, encontramos señales al menos una vez al día, de vez en cuando esos "pálpitos" que te hacen sonreir, pensando "lo sabía",   esas coincidencias al hablar, y las respuestas de otros, que te asombran tanto que solo puedes contestar "idem"... claro, que ese idem no todo el mundo lo entiende. No todos saben, que idem es más que cuatro letras y una palabra. Es mucho más, es decir todo sin poner palabras de más, simple, sencillo, breve, pero cargado de emociones e importancia. Idem es sentir que en ese momento los pensamientos de la otra persona están muy cerca de los tuyos, es saber que es un momento con química. Y si te paras a pensar, ¿cómo surgió esa palabra? ¿cómo llegó hasta ti?... quizás a través de una vieja película que marcó tu vida, que te hizo sentir y llorar tanto que no pudiste arrancarla de dentro, y aún sigue viva en tí. Es la suma de la esencia de las cosas importantes, que en su dia te hicieron feliz, te hicieron creer en los pequeños espacios de felicidad con forma de nota en un libro, dedicatoria en un cd, una fotografía... aquellas cosas que quedaron latentes bajo tu piel, y nunca te abandonan.

Hasta que los ojos se van cerrando y el sueño te vence...

Escuchando Laura Veirs "Where gravity is dead"

lunes, 26 de febrero de 2007

Último vals

Se recogió el pelo como entonces, dejando su cuello a la vista de todas las velas que poco a poco van consumiéndose… Abrió sus brazos y comenzó a girar… como siempre, como entonces… cuando era él quien recogía el tacto de su piel para llevarla, para hacerla volar en esa misma habitación. Cerró los ojos para volverlo a ver, para olvidar el frío de sus talones, olvidar la sequedad de un suelo que cruje. Las hojas del calendario fueron cayendo, una a una, tres a tres, como las cuentas de un collar roto, pero silenciosas… como las hojas de un árbol melancólico buscando un invierno más frío,… como su pelo, con cada vuelta, con cada giro… con cada parpadeo, y una sonrisa a la nada Y al final… es la soledad con labios rojos y abanico negro la que aplaude… rindiéndose ante ese último vals…


viernes, 16 de febrero de 2007

En el andén

Tarde de trenes, de andenes que quedan atrás, cabezas en el cristal, y miradas perdidas en un paisaje que no se deja atrapar. 
Tarde de Cortazar en la otra orilla y Dostoievski en sus noches blancas, y de fondo unas voces susurrando Rosa gris, Siempre... en su tributo a Duncan dhu, hasta que llegue el sonido a Salitre...
Todos juntos acompañando a una tarde en el coche 2 de cualquier tren... uno de esos que viene y va, como yo, como tú... invitándome a adelantar las manecillas del reloj para estar allí cuanto antes, en el sur...

lunes, 12 de febrero de 2007

Como éste, muchos más...




¿Para qué describir momentos?
Mejor vivirlos...
La teoria de los guiños

lunes, 5 de febrero de 2007

A ratos

"Cuando olvidaste tu equipaje te dejaste ver
Cuando perdiste los papeles los perdí también
Ahora no hay nadie que encienda
el motor de mi nave
Desde que te fuiste

Me agarraste por dentro, fuerte
Me llevaste del brazo, vente
Soy un nudo de doble lazo
Al otro lado del puente"
Me agarraste. Quique González
 Ya lo hablábamos alguna de estas noches... en el fondo no somos tan distintos, por mucho que queramos o creamos vernos distintos, raros, diferentes, (como lo quieras llamar). Nos sentamos en el tejado de este nuestro mundo e intentamos observarnos desde fuera, y luego...creer que no estamos hechos por ni para este ahora, o como decían "no son buenos tiempos para los soñadores". Y solo a veces, caemos en la cuenta de que todos estamos hechos de la misma materia, con el mismo principio y el mismo fin, eso sí... con nuestra propia "identidad" con ese algo que nos convierte en especiales.
Hoy me acordé de todo, no se porqué... pero al sentarme en el asiento del coche, y ver todo el cristal mojado, los charcos y el frio fuera, caí en la cuenta...  No queremos la monotonía, es eso lo que nos saca de quicio, y sin embargo, nos aferramos a las pequeñas rutinas, al placentero momento de un café compartido, una película para acabar con una tarde de domingo, echar de menos, sentirnos vivos, e incluso volver a salir del coche para mojarte, y anotar otro escalofrio más en tu lista, la del bolsillo izquierdo, aquel que nunca olvidas bajo ninguna barra de bar.
Y el no saber como acabar, una vez más... y digo yo ¿por qué acabar algo que tan solo es una parte más de este viaje?...
aquí se queda, sin final, porque quien bien me conoce sabe que "adios" no es mi palabra preferida,... vale, con Cerati haremos la excepción... 

lunes, 29 de enero de 2007

¿Té de tarde? ¿ o tarde de té?...

IMG_0161.jpg
Las tardes de domingo acaban tomando forma de espiral.
Te lleva a lo más hondo de tu taza, y una cucharilla que gira... gira,
y con cada vuelta una sonrisa. ¿Para qué dibujar círculos concentricos,
Si puedes crear una espiral?.
¿En qué momento perdemos o ganamos el rumbo? ¿cuando la espiral se
cierra o cuando se abre?

Escuchando "happy everafter in  your eyes" Ben Harper

viernes, 26 de enero de 2007

Nieve ...

 Los días grises amanecen así, con la "no intención" de ponernos tristes...
todo lo contrario,
Amanecen grises para pintar de blanco los tejados,
para refugiarnos en casa con un buen libro, o una canción diferente,
o como no, disfrutar de un té marroquí mientras hablas, escuchas y te renuevas,
para que una voz o una llamada al móvil te haga temblar,
para recordarte que estás viva, y que incluso si llegas a llorar,
"mañana" amanecerá más pausado, y tendrás la sensación de que el tiempo te da una tregua.
Son días especialmente inventados para situarte en otro punto de vista, en una esquina de la ventana, viendo el mundo pasar...

De haberlo sabido...

quiquegonzalez2.jpg


Hay canciones que al escucharlas, se cuelan dentro de ti, y se agarran fuerte para no irse jamás.
Esta semana, esta canción se me ha metido dentro, y no hay forma de sacarla...
De haberlo sabido...

jueves, 25 de enero de 2007

Gente...

felpa roja.jpg"Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas,
y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas." 



"En el camino". Jack Kerouac.
Escuchando:  "Wicked Game" Chris Isaak

lunes, 22 de enero de 2007

La posibilidad de encontrarnos...


"¿Sabíais que la mayor parte del cosmos está vacía?. Fijaros, si nos soltaran al azar en medio del cosmos, la probabilidad de encontrarnos sobre un planeta sería prácticamente nula.

¿Quereis saber cuál es?,  una entre mil millones de millones de millones. En la vida cotidiana esa probabilidad es despreciable , y mira, aquí estamos tres de los afortunados merendando juntos..."

J. Medem

martes, 16 de enero de 2007

Lo que deja de flotar...

todoynada.jpg 

Y de pronto un día, con las manos en los bolsillos, encuentras la respuesta al final de todo o el principio de la nada, así como el que no quiere la cosa...
Todo lo demás continúa flotando en el aire... 

IMG_0050.jpg
"Un faro quieto
nada sería
guía, mientras
no deje de girar
no es la luz
lo que importa en verdad
son los 12 segundos
   de oscuridad"
12 segundos de oscuridad. Jorge Drexler 

domingo, 7 de enero de 2007

Regalo para mi Amigo Invisible...

Aquella mañana sus vueltas en la cama, con ese estrepitoso sonido de fondo, no aparecieron. En mitad de un sueño cualquiera, de un anónimo martes, abrió los ojos y sin un porqué en su cabeza, dio un salto de la cama. El día anunciaba frío, y sin embargo caminaba descalzo por su casa, con seguridad en sus pasos. Miró el reloj, las 9.20, y volviendo la vista hacia la ventana pudo ver a lo lejos las huellas blancas de un avión reciente. Y en ese momento un pálpito… una sensación de nerviosismo, pero placentera al mismo tiempo, invadió su estómago.do_not_drink_and_drive_by_tokiaru.jpg
Como su rutina diaria marcaba acudió al trabajo, papeles y papeles lo esperaban ansiosos encima de una mesa con olor a mueble nuevo. A las 11.00 salió hacia la cafetería, con la intención de calentar sus dedos con una buena taza de café, y como siempre se dirigió a la mesa del fondo, junto a las cristaleras. Sin embargo, ese día alguien con zapatos rojos y melena suelta ocupaba su lugar. Ese alguien había invadido su lugar, había cambiado en tan solo un segundo sus rutinas, y quizás sin él saberlo, había roto todos sus esquemas.

Con su taza en la mano, hizo el amago de volverse y tomarlo en la propia barra del bar, sin embargo, de nuevo esa sensación de desasosiego hizo que girara rápidamente y se dirigiera hasta ella. Y como en una escena de película en blanco y negro, no pudo hacer otra cosa que sostenerle la mirada, y así como dos extraños que se conocen de toda la vida surgió la conversación, las risas y las miradas reflejadas en el cristal. Ella le contó que había llegado ese día a la ciudad, por poco tiempo, en el avión de las 9.20 de la mañana, había sentido el frio helando sus manos, y había decidido tomar algo para refugiarse de éste. Fue así como él entendió que esa sensación que lo había tirado de la cama tenía nombre: se llamaba J, o así al menos había firmado en la servilleta que dejó bajo un cenicero, en el que tan solo quedó “un cigarro mojado…”.

La buscó, por toda la ciudad, por todas las esquinas, tras los escaparates de todas las librerías, en los bancos de cada plaza, pero el único rastro que obtuvo de ella fue la estela blanca de aquel avión de tarde… que como una estrella fugaz no solo había marcado su vida,  sino que había hecho realidad un sueño, pero había desparecido.
….
Ha pasado mucho tiempo, quizás demasiado desde la última vez que se prometió a sí mismo no pensar en ella, y ahí está sentado delante de su mesa de escritorio, con la ventana frente a él… con la ilusión de mirar al cielo para  perderse en el rastro de todos los aviones…
….
En aquella servilleta, gastada por el tiempo, una única frase: “mira al cielo siempre que puedas, seguramente haya alguien que al mismo tiempo que tú, se pierda en la huella blanca de un avión”
Y de fondo, girando y girando aquella canción, que consumió el único cigarro que compartieron…

jueves, 4 de enero de 2007

fugacidad...

100_1246.jpg
La fugacidad de los momentos que llamamos "casualidades" es directamente proporcional a la duración del sabor de un chicle de melón.
Es breve, si durara más nos daría tiempo a cerrar la boca de asombro.
Es intenso, sino no lo recordaríamos cada vez que cerramos los ojos para ir a dormir.
-Sí,  más de una vez me he tapado los ojos, diciéndome a mí misma,que aquello debe suceder a la de tres... solo  a la de tres... y contar
1
2
3
... 
Me encantan las casualidades 
Y en aquella estación conté...
Foto: Estación de Arezzo (Italia) 
Escuchando Eels "I need some sleep"
 

Template by BloggerCandy.com